Saltar al contenido
ACCU Canarias

Colitis Indeterminada

COLITIS INDETERMINADA


Un 10-15% de los pacientes que se diagnostican de enfermedad inflamatoria intestinal se clasifican de Colitis indeterminada.

Se establece este diagnóstico, cuando al realizar los estudios habituales ante una sospecha clínica de enfermedad inflamatoria intestinal: analíticos, radiológicos, endoscópicos y anatomopatológicos, no se establecen o no cumplen exactamente criterios ni de enfermedad de Crohn ni de Colitis ulcerosa.

La mayoría de los pacientes tras la realización de estas pruebas, se diagnostican de enfermedad de Crohn o de Colitis ulcerosa, ya que hay características diferenciadoras que nos permiten clasificarlos adecuadamente. Pero en un porcentaje pequeño de casos se comparten características de ambos tipos de enfermedad y no es posible realizar un diagnóstico concreto.

 

Estos casos a veces se corresponden con estadios muy iniciales de la enfermedad o con poca actividad o expresividad clínica. Son pacientes con enfermedad por lo general de localización cólica y con características atípicas, es decir, que comparten características de una y otra enfermedad. Los hallazgos endoscópicos pueden, por ejemplo ser mas propios de una colitis ulcerosa, pero las biopsias sugerir enfermedad de Crohn o el paciente presentar fístulas perianales más típicas de Crohn; es decir, aparecen hallazgos al diagnóstico que no se corresponden claramente con un tipo de enfermedad.

Clásicamente, se denominaban como “ colitis no clasificada”, los casos en que no se alcanzaba un diagnóstico claro tras las pruebas realizadas y como “colitis indeterminada” cuando no se alcanzaba el diagnóstico claro tras la realización de una colectomía (extirpación del colon) y análisis de la pieza resecada.

 

No hay ensayos clínicos específicamente diseñados para este subtipo de enfermedad inflamatoria intestinal por lo que en general los pacientes son manejados de forma muy similar a la Colitis ulcerosa.

No se observan diferencias en cuanto a peor evolución, mayor necesidad de tratamiento inmunosupresor o biológico o mayor incidencia de complicaciones.

En los casos en que es necesaria la cirugía, se aconseja re-evaluar cuidadosamente el diagnóstico y valorar estrechamente el tipo de cirugía a realizar para evitar complicaciones especialmente en el caso de colectomías totales con formación de reservorio íleo-anal; si la colitis no clasificada se comporta tras la cirugía como una enfermedad de Crohn, puede existir una mayor incidencia de reservoritis (inflamación del reservorio).

 

Hasta un 50% de los pacientes a lo largo de la evolución de su enfermedad acabarán pudiendo ser diagnosticados bien de enfermedad de Crohn o de Colitis ulcerosa, ya que con el tiempo, la enfermedad se define mejor y el diagnóstico se aclara.

Fuente Eduacainflamatoria